Aplicar el cambio e innovación organizacional en tu empresa nunca fue tan fácil

Gestión del cambio
mayo 20, 2019

Hace mucho tiempo que hablamos de la importancia de saber y querer adaptarse a los cambios. Pero ¿realmente sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de cambio e innovación en la organización y cómo aplicarlos?

Como dijo en su momento Miguel de Unamuno, “el progreso consiste en renovarse”. Es importante tener en cuenta todas las variables que puedan afectarnos y adaptarnos lo antes posible a ellas. En un entorno que cambia con rapidez y cada vez más (entorno VUCA) tenemos que aprovechar las novedades y saber beneficiarnos de éstas.

La digitalización, por ejemplo, o la fuerte demanda del mercado, son algunos de los factores externos que influyen directamente con el progreso y evolución de una compañía. En la digitalización entra en juego la innovación en los procesos y en la organización. A veces, dichos procesos son necesarios para aumentar la eficiencia y la efectividad de la empresa, aunque signifiquen cambiar las dinámicas y formas de trabajo habituales de los trabajadores.

¿Qué entendemos por cambio e innovación organizacional?

Cuando hablamos de cambio, una cosa es el cambio en sí mismo (la parte más fácil) y otra la transición personal que a cada colaborador le supone ese cambio:

“Las empresas cambian cuando las personas cambian”

Es importante, por un lado, que todos conozcan las causas de dichos cambios para poder responder a ellos, encajarlos de la mejor manera y, sobre todo, aprender de cada situación. En necesario informar de las causas y de los “para qué”: qué es lo que nos hace mover, qué queremos conseguir… para lograr un cambio con éxito. Solamente teniendo claro hacia dónde nos movemos y cuál es el foco, vamos a ser capaces de transmitirlo, “venderlo” y aplicarlo.

Nadie se mueve si no tiene clara la razón del porqué hacerlo. Aquí, la estrategia es clave a la hora de plantear el cambio como una oportunidad. Se tiene que presentar de modo que todas las personas vean los beneficios que les va a reportar ese movimiento.

Las piezas clave en todo proceso de cambio

Quien o quienes lideren el cambio y la innovación organizacional son piezas esenciales en la historia: qué cuentan y cómo lo cuentan son aspectos fundamentales para el éxito y la motivación de los equipos. Pero, sobre todo, hay que tener en cuenta un “cómo” más: “cómo acompañan” a las personas en las dificultades, problemas y logros que, en su día a día, suponen las nuevas circunstancias. Es una carrera de fondo, no de velocidad, y la lluvia debe ser fina y constante, para que acabe calando.

Por otra parte, la participación de los equipos es vital: en la participación está la implicación. Si dejamos a la gente construir, aportar, participar… lograremos hacerla parte de la innovación. La sentirán como suya, se subirán al tren.

No podemos perder de vista que hay diferentes tipos de personas y que, a pesar de haber seguido todos los pasos, cada cual reaccionará según su carácter y forma de ser. Habrá un pequeño porcentaje de personas de la organización que actuarán como innovadores y producirán los cambios; otro porcentaje reducido serán los “adoptadores tempranos”, que se sumarán rápidamente; una mayoría se unirá más tarde; y otra, se unirá cuando pase todavía más tiempo, cuando vayan viendo que las consecuencias, al final, no son tan malas. Y habrá una parte que cambiará solamente con el paso del tiempo, o nunca lo hará. Reconocer todo esto en el desarrollo del proceso nos hará ser realistas y nos permitirá ser conscientes de los porcentajes.

Y, por último, necesitamos alimentar los compromisos y expectativas mutuos: qué buscábamos, qué esperábamos, qué hemos ganado y qué tenemos. Y como parte fundamental, ser conscientes de todo lo que hemos crecido en el proceso.

Contacta con nosotros

Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Nora Reta

Socia Directora de M&A Navarra