Cómo enfocar tu desarrollo dentro de una empresa

Selección y Headhunting
febrero 11, 2019

Muchas veces desarrollo personal y profesional están íntimamente relacionados.

De hecho, el autoconocimiento, la formación y la definición de objetivos, que nos ayudan a crecer como personas, también pueden sernos de gran ayuda a la hora de enfocar nuestro progreso profesional dentro de una organización.

Gracias a ellos, seremos capaces de tomar decisiones, llevar la iniciativa para el desarrollo de nuevos proyectos, mejorar en la gestión de nuestro tiempo o aprender a trabajar en equipo.

Cuatro elementos que definen una carrera profesional de éxito.

A continuación, explicamos cuáles son los pasos a seguir para proyectar tu desarrollo profesional:

Paso 1: La importancia del plan de carrera

IMPORTANCIA DE QUE MI DESARROLLO PROFESIONAL ESTÉ EN COHERENCIA CON MI PROYECTO DE VIDA Y MI TALENTO. TODO ELLO MINIMIZA RIESGO DE FRACASO Y FRUSTRACIONES.

La planificación es clave en todas las esferas laborales y el desarrollo dentro de la empresa no podía ser una excepción.

Este proceso, que contribuye a planificar tu crecimiento personal y profesional en el seno de la organización, te servirá para poner sobre la mesa cuáles son las competencias y habilidades que la organización valora más en sus empleados y colaboradores.

El plan de carrera de la empresa debe ser accesible para todos los empleados. En él, encontrarás las políticas y mecanismos que te permitirán acceder tanto al desarrollo de competencias profesionales como a los conocimientos requeridos para los diferentes puestos de trabajo.

Familiarizarte con este plan, que puedes relacionar directamente con tus inquietudes, no solo mejorará tu proyección dentro de la empresa: también te servirá para sentirte más seguro, motivado y reconocido, y puede ser un factor clave para ayudarte a alinear tus objetivos con los valores de la organización.

Paso 2: No pierdas la pasión

Aunque suene a tópico, convertir tu trabajo en tu pasión es una de las claves del éxito empresarial que más repercute en el ámbito personal. De hecho, solo así, poniendo toda tu energía en aquello a lo que te dedicas, tu desarrollo dentro de la empresa está garantizado.

Muchas veces, el problema no está en lo que hacemos sino en cómo lo hacemos.

Y ésta es precisamente una de las claves para generar auténtica pasión por lo que haces. Uno de nuestros consejos para conseguirlo es que no separes completamente tu vida profesional de la personal: de alguna forma, parte de tu tiempo libre y de tu ocio también deben formar parte de tu profesión.

Puedes relacionarte con gente que comparta tu misma pasión, desarrollar proyectos “mascota” en tu tiempo libre para motivarte y poner en práctica aquello que aprendes, e incluso aportar valor a otras personas compartiendo tus experiencias a través de un blog, participando en charlas y seminarios, etc.

Paso 3: Sal de tu zona de confort

Estar dentro de la llamada “zona de confort” nos aporta seguridad, comodidad y estabilidad, pero a menudo también frena nuestras oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Piensa que los Planes de Carrera de las empresas siempre presentan desafíos, aprendizaje y riesgos, y que al aceptarlo llevarás tus conocimientos y tus actitudes al límite. No es trabajo fácil, pero con esfuerzo obtendrás las tácticas y herramientas necesarias para evolucionar rápidamente.

Nuestro consejo es que no te centres únicamente en alcanzar una meta: lo más importante de salir de tu zona de confort es lo que aprendes durante el proceso, incluido proponerte nuevos objetivos y aprender a valorar tus capacidades profesionales.

Paso 4: Enfoque interior desde la mirada apreciativa

Los directivos tienden a valorar a sus empleados en función de su trayectoria o de su situación actual. Es decir, examinando su pasado y su presente.

Nosotros, a nivel personal, también podemos incurrir en esta misma perspectiva, a menudo errónea. Porque, cuando lo que queremos es desarrollar nuestra carrera dentro de la empresa, lo más importante es que tanto los coach como nosotros mismos valoremos nuestro potencial de crecimiento y nuestras máximas posibilidades.

O, dicho de otra manera, nuestro futuro de éxito. Por eso, debemos intentar mostrarnos desde el enfoque de la mirada apreciativa, es decir, dejando al descubriendo nuestro talento y nuestros puntos fuertes.

Sólo así, siendo conscientes de nuestras habilidades, tendremos la oportunidad de desarrollarlas con la mayor excelencia.

Paso 5: Refuerza tus habilidades y minimiza tus errores

El principal problema en el trabajo no es tener fallos, algo habitual, comprensible y totalmente humano, sino la manera en que nos enfrentamos a ellos.

Aceptar responsabilidades, evaluar los problemas y buscar soluciones eficaces son tres aspectos relacionados con la inteligencia emocional, la asertividad, la empatía, la motivación o el autoestima, habilidades que debes reforzar como parte de tu desarrollo personal y profesional.

Para acabar, piensa que convertirte en un profesional valorado dentro de la organización no es cosa de unos días.

Durante este tiempo, deberás mostrarte como una persona honesta, consecuente y humilde. La disposición al aprendizaje, el optimismo y el compromiso también te ayudarán a progresar y crecer dentro de una empresa.

Ser paciente, constante y persistente, y trabajar duro, serán sin duda otros buenos compañeros de viaje para lograr tus objetivos profesionales.

Contacta con nosotros

Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Geni Capdet

Socia Directora Navarra y Experta en gestión del cambio