Conciliación y teletrabajo en tiempos de coronavirus

conciliacion

A causa de la situación que estamos viviendo actualmente con el Covid-19, un gran número de empresas se han visto obligadas a trasladar sus oficinas a los domicilios de sus trabajadores y trabajadoras, por lo que el teletrabajo es el denominador común de esta estrategia.

No obstante, el teletrabajo tiene unas características muy distintas en comparación con el trabajo en la oficina. Gestionarlo, junto con la vida familiar, puede llegar a ser complicado para todos aquellos que tienen personas a su cargo. Para hacer más fácil esta conciliación, voy a darte unos consejos que te ayudarán a compaginar tu vida laboral y familiar.

1. Aprende a organizar el tiempo

Marcar un inicio y un final a nuestra jornada laboral es imprescindible. De esta manera seremos capaces de satisfacer la necesidad de atención que requiere nuestra familia, sobre todo los más pequeños de la casa, y cumplir con nuestra jornada laboral. No obstante, este primer punto no resulta tan sencillo a primera vista.

Lo que podemos hacer para solucionarlo es hacerles partícipes de actividades sencillas que puedan hacer por su cuenta, sin supervisión. Por ejemplo, podemos proponerles hacer puzzles o juegos de manualidades, deberes, pasatiempos, ver películas o documentales que les aporten información de valor, hacer dibujos, etc. Así sentirán que mientras nosotros estamos trabajando, ellos/as también tienen cosas que hacer.

2. Aprovecha las primeras horas de la mañana para organizar mejor la conciliación

Con el cambio de hábitos que el confinamiento ha producido en el horario de las escuelas y universidades todos suelen levantarse más tarde. Esto podemos aprovecharlo para empezar antes nuestra jornada de trabajo. Para ello, creo que es primordial que las empresas conozcan la situación en la que se encuentra nuestro núcleo familiar, de manera que puedan prever posibles consecuencias de dicho cambio y modificar horarios o tareas si fuera necesario para favorecer la conciliación.

A nivel personal nos tocará aprender a ser flexibles y entender que al trabajar desde casa pueden surgir imprevistos, pero esto no tiene por que suponer una situación de agobio o estrés, simplemente requiere una buena organización.

3. Seguir un horario y arreglarnos como si fuéramos a trabajar a la oficina

Está demostrado que, si nos vestimos como un día normal, aumenta el nivel de productividad y estamos más dispuestos y motivados a afrontar la jornada que si nos quedamos con el pijama. Además, es una forma de alivio para nuestro cerebro, ya que separamos el trabajo de la estancia en casa mediante la ropa y el calzado, y disimula la sensación de estar confinados.

No obstante, en el momento en el que nuestra jornada laboral finalice, debemos apagar el ordenador y desconectar. Algunos expertos recomiendan que la mejor manera de llevar un equilibrio y desconectar tanto el cuerpo como la mente es hacer un poco de ejercicio. Hay infinidad de profesionales y plataformas que proponen ejercicios diarios para mantenerse en forma desde casa.

Para finalizar, me gustaría recalcar la importancia de la organización del tiempo y el establecimiento de un horario de trabajo como la clave para la conciliación de la vida laboral con la familiar. Pero, sobre todo, ser conscientes de la necesidad de aprender a ser flexibles y controlar el agobio y la ansiedad por no llegar a todo. Es normal que podamos tener imprevistos y no tenemos que sobrecargarnos de autoexigencia por eso.

Marcarnos unos objetivos y comunicarlos a nuestros compañeros y compañeras nos ayudará a focalizarnos para lograrlos, sin olvidarnos de desconectar cuando nuestro horario lo marque y poner fin a la jornada de trabajo.

Contacta con nosotros


Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Artículos relacionados