El líder como agente del cambio: ¿Cómo afecta a tu empresa un cambio de liderazgo?

Cambio de liderazgo

Hoy en día, no está en las manos de las empresas cambiar o no, sino que son los cambios los que se presentan ante nosotros. No solo las crisis hacen que el cambio sea imperativo, también lo hacen factores como la economía abierta, la globalización o la tecnología, entre otros. 

Y estos cambios deben ser encauzados y guiados por las figuras líderes. El/la líder de un equipo o de la empresa debe actuar como el agente del cambio. 

Porque si esa figura líder no cambia, el resto del equipo tampoco lo hará. Y, por lo tanto, la empresa no se transformará. 

En este post te queremos contar qué es un agente del cambio, cómo convertirse en uno y por qué deberías plantear un cambio de liderazgo en tu empresa. 

¿Qué es un agente del cambio? 

Un agente de cambio es la figura que tiene como misión gestionar una transformación y acompañar al resto del equipo en el camino. 

Un agente de cambio define, gestiona, estimula, propulsa, motiva y orienta. Es el que toma decisiones, actúa en consecuencia y afronta el presente con una visión de futuro. 

Y no solo promueve el cambio, sino que es el primero en aplicarlo. Porque lo más importante es que el agente de cambio trabaja directamente con las personas que forman parte de una compañía. 

Pone el foco de la transformación en el equipo, porque sabe que, sin las personas, no hay negocio ni cambio posible. 

Entonces, ¿qué propiedades caracterizan a un agente del cambio? 

  • Flexibilidad. Tiene capacidad para reaccionar a los imprevistos que vayan surgiendo durante el proceso. 
  • Paciencia. Liderar un cambio requiere de paciencia porque esto no ocurre de la noche a la mañana. Es una carrera de fondo. 
  • Confianza y seguridad. Necesita la confianza de los demás miembros del equipo, así como creer en sí mismo para transmitir dicha confianza. 
  • Comunicación. Debe transmitir el mensaje de una manera clara, además de tener dotes comunicativas para establecer una comunicación bilateral con el personal. 

¿Cómo convertirse en agente del cambio?

Para ser un agente del cambio es necesario trabajar varios aspectos, algunos de los cuales son los siguientes: 

  • Saber analizar las fases del cambio y poder determinar en qué fase se encuentra el equipo para poder actuar en consecuencia. Aunque también será importante saber analizar en qué fase está uno mismo. Autopreguntarse y autoconocerse es el primer paso. 
  • Comunicación constante con el equipo. Deberá saber detectar las necesidades y los temores del personal, pero también saber transmitir el mensaje de manera correcta para que los/as empleados/as entiendan los beneficios que les aportará dicho cambio. Solo con una buena comunicación se podrán derribar obstáculos. 
  • Un cambio exitoso empieza por la comprensión. Entender al personal y empatizar con todos los miembros es sinónimo de liderazgo emocional. Solo de este modo logrará sacar la mejor versión de cada miembro de la empresa. 
  • Tener claros y comprender los objetivos de la empresa, a corto, medio o largo plazo. Si no lo hace, no podrá liderar el cambio de una manera adecuada. Saber qué impulsa a la empresa, qué motivaciones e intereses hay detrás del cambio, puede desempeñar un papel clave para lograr el éxito. 
  • Si se trata de un líder intermedio, deberá hacer de nexo entre los altos mandos y el resto del personal. Por lo tanto, necesitará desarrollar sus dotes de comunicación y negociación. 
  • Establecer un sistema de métricas para evaluar el proceso de transformación. Necesitará definir métricas que corroboren sus esfuerzos personales y los del equipo. De no ser así, nunca se verán los pasos que se han dado hacia delante. 

Y, ante todo, un/a líder del cambio deberá tener la motivación necesaria para llevar a cabo el cambio. 

Recuerda que el liderazgo puede ser una habilidad innata, pero, sobre todo, puede aprenderse

¿Cómo afecta a tu empresa un cambio de liderazgo? 

En tu empresa, necesitas un líder como agente del cambio para poder afrontar todas las transformaciones que están por llegar. Por lo tanto, necesitas hacer un replanteamiento del liderazgo que estás llevando a cabo en estos momentos. Y, muy posiblemente, verás que no es un liderazgo efectivo para afrontar cambios. 

Necesitas dejar atrás las prácticas que estabas llevando a cabo y que no te estaban conduciendo a conseguir los objetivos planteados. 

Es habitual que cueste salir de la zona de confort, porque en ella está todo lo que conocemos y dominamos, pero se debe salir para transformarse y mejorar. 

Con un cambio de liderazgo conseguirás reducir el impacto negativo de la transformación, sea cual sea su naturaleza, y acelerar el proceso. Y, por lo tanto, llegar antes al destino y al éxito. 

Este es el beneficio principal de aplicar un cambio de liderazgo, pero hay otras ventajas que puedes lograr. 

Conseguirás motivar al personal, lo que afectará directamente a su rendimiento y a su satisfacción en el puesto de trabajo. A la vez, aumentarás la confianza entre tus trabajadores/as y, por lo tanto, mejorará el clima laboral. Y todo ello, se traduce en un aumento de la rentabilidad de tu empresa

En definitiva, tener un/a líder como agente del cambio puede ser muy beneficioso para tu empresa y ayudarte a lograr tus objetivos. 

Pero, por supuesto, hacer un cambio de esta índole en la empresa no es tarea fácil y puede que no sepas por dónde empezar. En Montaner&Asociados somos expertos/as en gestión del cambio organizacional y sus personas, además de contar con formaciones específicas para líderes.

Contacta con nuestro equipo y te asesoraremos encantados/as. 

Contacta con nosotros


Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Artículos relacionados