La importancia del lenguaje en los RRHH

Liderazgo de equipos
diciembre 14, 2018

Los seres humanos somos sociales y nos relacionarnos con los demás de manera intrapersonal e interpersonal.

Sin embargo, a veces no somos capaces de llevar a cabo una comunicación efectiva con nuestros interlocutores, bien porque no sabemos cómo hacerlo o bien porque no encontramos las palabras adecuadas.

En este sentido, la importancia del lenguaje es especialmente relevante para los profesionales encargados de la gestión de equipos de trabajo y de la comunicación interna de una empresa, como ocurre en el área de Recursos Humanos.

Elegir las palabras adecuadas para transmitir el mensaje correcto

Hoy en día, nadie duda de la importancia del lenguaje y de la comunicación en todas y cada una de las áreas de la empresa. Y es que, las palabras que seleccionamos para definir y conceptualizar lo que nos rodea, determinan la manera en que clasificamos la realidad y nuestra visión del mundo.

También es cierto que, debido a la irrupción de las nuevas tecnologías, el lenguaje está en constante evolución. Tanto, que incluso ha cambiado nuestra forma de hablar.

Esto hace que, muy a menudo, utilicemos términos poco claros e incluso “desfasados”, y que debamos sustituirlos para comunicarnos de manera fluida y directa. Sólo así seremos capaces de transmitir claramente nuestras ideas y de situar a las personas en el centro de la estrategia de nuestro departamento.

De hecho, cuando desvirtuamos el lenguaje, modificamos en mayor o menor medida nuestra percepción de la realidad, transmitiendo un mensaje a menudo erróneo o poco claro.

Por otra parte, y según la hipótesis Sapir-Whorf, la importancia del lenguaje es tal que puede llegar a determinar completa o parcialmente la forma en que una persona conceptualiza, memoriza y clasifica la realidad que lo rodea.

Por lo tanto, la forma de definir una situación afectará a nuestra manera de comportarnos o afrontarla, tanto en nuestras relaciones personales como en nuestro entorno laboral.

El lenguaje en al área de RRHH

La correcta comunicación en el área de Recursos Humanos es trascendental para trasmitir los mensajes adecuados a todas las personas de una organización.

Esta es la razón por la que debemos dejar atrás expresiones y términos anclados en el pasado taylorista y utilizar aquellos que reflejan una realidad empresarial positiva y adecuada a los nuevos tiempos.

Al fin y al cabo el lenguaje que utilizas transmite tu visión de las situaciones y, por consiguiente, tus valores.

Si analizamos el lenguaje utilizado en el área de recursos humanos, encontramos algunas de esas palabras que malinterpretan la realidad y que deberíamos sustituir por otras.

Por ejemplo, cuando hablamos de “recursos humanos”, en realidad estamos hablando de “personas” que, en sí, no son ningún recurso, sino que son el epicentro de la estrategia de la empresa. Este concepto, junto con el de “capital humano”, empezó a utilizarse entre los años 1910 y 1920 para referirse a los trabajadores como un activo del capital y uno de los factores de producción.

Sin embargo, la realidad ahora es distinta.

Por eso, a la hora de comunicarnos, deberíamos usar la palabra “personas” en vez de “recursos humanos”. Al final, y como puedes observar, se trata de pulir el lenguaje para que nos ayude a transmitir el mensaje que queremos.

Junto con este término, encontramos muchos otros que deberíamos cambiar para hacer un uso correcto del lenguaje en el departamento de recursos humanos.

Algunos de ellos son:

  • “Reclutamiento”. Es una palabra muy ligada al entorno militar y podemos sustituirla por otras expresiones como “atraer talento” que, sin duda, expresa mejor la voluntad de captar personas hacia nuestra empresa para formar un equipo.
  • “Colocación” o “recolocación”. Ambos términos están bien para hablar de objetos o entes sin personalidad, pero no de personas. En su lugar, podemos utilizar “integración” o “reorientación profesional” porque nuestro objetivo es  atraer y empoderar a las personas para crecer juntos.
  • “Gestión de personas”. Es un término a erradicar, a menos que pensemos que las personas son recursos horas/día para incorporar en una hoja de proyectos. En su lugar es mejor usar términos como “Desarrollo de Personas” o “Gestión de los asuntos laborales”. La idea es que las personas no son gestionables, en todo caso lo será su rendimiento. Las personas necesitamos guía, inspiración, referentes para movilizarnos hacia una dirección concreta.
  • “Evaluación del Rendimiento”. Mucho mejor hablar de “Conversación anual”, “diálogo anual” o similares que no conlleven la presión que supone analizar la capacidad del empleado.
  • “Entrevista” (de lo que sea). Sí, en el siglo XXI los procesos de selección son bidireccionales, existe feedback mutuo para lograr el mejor entendimiento y tomar las mejores decisiones para ambas partes. Es mucho mejor “Tener una reunión para hablar de la oferta y la candidatura” que no tener una “Entrevista de trabajo”

Del mismo modo, cuando hablamos de nuestros superiores, es mejor no referirnos a ellos como “mandos” sino como “directivos”. En la misma línea, el término “jefe” se está transformando progresivamente en “líder”, lo que expresa no una posición de superioridad sino una voluntad de acompañar a las personas en su recorrido profesional en la organización.

“Dime cómo te expresas y te diré que piensas”

Estamos ante un cambio de paradigma en la relación empresas-personas, donde las organizaciones deben atraer el talento, no solo “seleccionar recursos” en base a sus skills.

Deben ser atractivas, motivar el interés de sumarse al proyecto, y para ello es fundamental cambiar todo el lenguaje que no esté alineado.

Al fin y al cabo, contamos con más espacios de colaboración, participación y co-creación que nunca, por lo que sustituir las formas de expresión en el nuevo entorno es el primer paso para hacer efectivo el cambio de mentalidad.

Estos ejemplos son un reflejo claro de la importancia del lenguaje en las Áreas de Personas y de la necesidad de hacer algunos cambios al respecto.

Utilizar un lenguaje más correcto nos aporta muchas ventajas. La principal de ellas es una comunicación más fluida asociada a otros beneficios, entre los que destacamos:

  • Aumento de la identificación de las personas empleadas con la imagen de la empresa y con sus valores. Esto se traduce en una mayor dedicación y en un mayor compromiso por su parte.
  • Generación de un clima de confianza que fomenta las relaciones de compañerismo entre personas , favorece la productividad y facilita el trabajo en equipo.
  • Conocimiento de primera mano de lo que ocurre en la empresa para evitar informaciones cruzadas o no contrastadas y conflictos innecesarios.
  • Mayor facilidad de adaptación a los cambios y a las crisis.

Dicho de otra forma, la importancia del lenguaje en el Área de Personas es elevada porque permite que podamos gestionar mejor los problemas del día a día de la empresa.

Además, aporta valor a la organización ya que la dimensiona en términos de management humano.

Sin duda, un elemento clave para transmitir nuestros objetivos y manifestar el papel relevante de las personas en nuestro negocio.

Contacta con nosotros

Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Xavier Hernández

Director Consultoría, Gestión del Cambio y Formación