Interim Manager: incorporando profesionales cualificados

Gestión del cambio
junio 21, 2018

interim manager

Los Interim Manager son profesionales altamente cualificados que se incorporan a la organización para colaborar en un proyecto o tránsito concreto y, una vez ejecutado, se desvinculan de la empresa. En otras palabras, se trata de compañeros de viaje que cumplen una tarea determinada y cuya gestión no va ligada a la empresa sino a sus circunstancias.

¿Qué son los Interim Managers y por qué son una figura relevante en el panorama empresarial actual?

Con el concepto Interim Manager identificamos a aquellos profesionales con una dilatada experiencia en dirección y gestión empresarial que se incorporan a una empresa de forma externa y puntual para llevar a cabo una misión ejecutiva muy concreta, durante un plazo de tiempo determinado y con unos objetivos definidos.

La aparición de esta figura está muy vinculada al concepto “gestión de cambio”. Actualmente, las empresas están sometidas a una variabilidad constante derivada de un entorno socioeconómico global, de las tendencias del mercado y de la incorporación de nuevas generaciones a sus plantillas. Sin embargo, y a pesar de que se ponen muchos esfuerzos en afrontar estos cambios, los últimos estudios demuestran que el 70% de las empresas fracasa haciéndolo, en la mayoría de los casos, no por el cambio en sí sino por quién y cómo lo aplica.

Es por eso que las empresas requieren de este tipo de perfiles expertos con gran experiencia capaces de ejercer de guía en el proceso de cambio de una organización.

Interim Manager vs. Promoción interna o incorporación permanente. ¿Qué ventajas ofrece este nuevo perfil?

Por norma general, el Interim Manager es un profesional senior con conocimientos y habilidades que le permiten aportar valor a la organización desde el primer día. Además, por su experiencia profesional y capacidad de movilidad, estos profesionales se decantan por aquellos proyectos con mayor probabilidad de éxito y crecimiento, lo que garantiza su involucración total con la organización mientras dura su relación laboral.

Y es que, tan importante es identificar los cambios que necesita la organización como localizar “las palancas” que nos ayuden a conseguirlo. En este sentido, algunas empresas pueden saber qué cambios necesitan y cómo hacerlos pero no cuentan en su plantilla con profesionales adecuados para dinamizar el proceso.

El Interim Manager es un recurso “excepcional” y no continuo. Recurrir a este tipo de mando intermedio, ajeno a una carrera interna de la empresa, le permitirá liderar el proyecto con mayor seguridad, desde un punto de vista exterior y más neutral, apuntando a unos objetivos muy concretos. De hecho, muchos de los procesos de cambio de la empresa están acotados a una franja temporal definida y una contratación a largo plazo para tal fin puede ser una solución poco efectiva si no existe una necesidad real de continuación para este perfil en la organización.

¿En qué casos deberíamos incorporar un Interim Manager en nuestra organización?

  • Falta de tiempo de la directiva para gestionar una situación determinada. Es posible que parezca una situación muy obvia pero, si no se dispone de tiempo para asumir un proyecto o reto, es preciso buscar una persona cualificada para desarrollar la función con las máximas garantías.
  • Ausencia de los conocimientos requeridos para afrontar necesidades puntuales o cambios en la empresa. Uno de los ejemplos más comunes para recurrir a un Interim Manager es el proceso de Transformación Digital de las organizaciones. Las empresas se enfrentan a un cambio de paradigma de negocio sin profesionales formados en este nuevo entorno.
  • Bajas temporales de directivos o trabajadores cualificados. En este caso la contratación no se debe a ningún cambio coyuntural sino que tiene como objetivo cubrir una vacante de alta cualificación durante un tiempo determinado.
  • Aportar valor añadido al equipo directivo y contar con una visión externa. La introducción de una perspectiva externa a la compañía ayuda a detectar áreas de mejora y a analizar los activos principales para el proceso de cambio.
  • Procesos de fusión o adquisición de nuevas empresas. Contar con un líder experimentado y capacitado puede marcar la diferencia para una integración de éxito en cuanto a mercados, procesos y personas se refiere.
  • Desarrollo de una nueva línea de negocio o una innovación de marca. Un reto que suponga diversificar y entrar en nuevos mercados precisa de profesionales específicos y durante un tiempo muy concreto, una situación perfecta para solicitar los servicios de un Interim Manager.
  • Asumir un rol directivo durante su periodo de contratación. En ocasiones, el proceso de selección de un perfil clave puede dilatarse más de lo inicialmente planificado. En este tipo de casos, el Interim Manager asume sus funciones durante el periodo de transición para evitar un vacío de know how en la compañía.
  • Resolución de conflictos en la junta directiva. Un rol interesante del Interim Manager es actuar como canalizador de las diferentes visiones del comité de Dirección ante una decisión clave. En este sentido, el profesional actúa como mediador conocedor de la realidad y de los perfiles directivos implicados.

Contacta con nosotros

Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Susana Rosello

Directora de Headhunting y Selección