Interim Manager: una solución acertada

Gestión del cambio
junio 21, 2018

Interim Manager incorporando profesionales cualificados

En un entorno tan cambiante como el laboral, es fundamental la creación de nuevos modelos de interrelación profesional para adaptarse a los nuevos cambios. La figura del Interim Manager cubre el papel de directivo cualificado para acompañar a la organización en un proceso determinado, aportando valor y desvinculándose de la misma una vez alcanzados sus objetivos.

Dentro de los tipos de Interim Manager encontramos perfiles especializados en gestión, gerencia o dirección de equipos de trabajo que se adaptan según los intereses y objetivos de la empresa. De ahí gran parte del éxito de esta nueva figura laboral.

Tipos de Interim Manager

La intervención de un Interim Manager en la empresa siempre es temporal, con una duración determinada y, por lo general, de forma urgente. Sin embargo, no debe relacionarse únicamente con situaciones negativas, sino más bien con situaciones excepcionales dentro de la empresa.

Los tres tipos de manager más habituales son:

Interim Manager Part Time

Las empresas recurren a este tipo de Interim Manager cuando necesitan un profesional experimentado para dirigir un área de la compañía o realizar funciones específicas con un perfil profesional que no encuentra dentro de su plantilla. Normalmente, en estos casos la colaboración es a tiempo parcial.

Interim Manager Temporal

En este caso, el Interim Manager se incorpora a la compañía para llevar a cabo un proyecto que requiere un perfil muy concreto, que la compañía no tiene y que tampoco tiene una continuidad a largo plazo (por ejemplo la salida de la empresa a nuevos mercados internacionales o la consolidación y puesta en marcha de una startup). En este caso, la vinculación del Interim Manager con la empresa suele ser exclusiva y a tiempo completo.

Turnaround

Posiblemente, de todos los tipos de Interim Manager, éste es el más demandado por las organizaciones. Se recurre a él cuando la empresa realiza cambios importantes en su “ADN” (en organización y reestructuación, en métodos de trabajo, en transformación digital, etc.) y necesita un experto que lidere este cambio. Por norma general, las empresas no disponen de un perfil directivo de estas características, pues estos cambios son excepcionales y temporales.

¿Qué puestos suelen ocupar los distintos tipos de Interim Manager dentro de la empresa?

Gerente

Generalmente un Interim Manager ocupa este cargo cuando la empresa necesita aplicar un nuevo enfoque o redimensionar el negocio. En estos casos, se suele recurrir a un profesional sénior, con experiencia avalada y capaz de ayudar al equipo directivo en la toma de decisiones.

Director financiero

Especialmente en casos de ampliación o apertura a nuevos mercados, ubicar a un Interim Manager en este puesto ayuda a dar mayor transparencia a la gestión económica de la organización y a realizar un control más exhaustivo de los gastos.

Controller

La labor del Controller es siempre optimizar y controlar el funcionamiento de la empresa. En situaciones complicadas o de alta competitividad, esta figura vela también por una toma de decisiones precisa, rápida y efectiva para que la compañía funcione correctamente y obtenga los resultados previstos en los tiempos acotados.

Una corriente que nace en Europa y que cada vez tiene más adeptos

Los Interim Manager cobran cada vez mayor relevancia en el ámbito empresarial. De hecho, el número de organizaciones que recurren a esta forma de contratación para afrontar un cambio o proceso interno aumenta constantemente. Su recepción en el ámbito empresarial y profesional ha sido muy positiva en todo tipo de empresas, públicas como privadas, de diferentes tamaños y de diferentes sectores, y se ha convertido en una nueva oportunidad laboral para muchos profesionales experimentados.

Una de las principales ventajas de este perfil profesional es la flexibilidad, ya que los diferentes tipos de Interim Manager abarcan un amplio abanico de perfiles. Eso contribuye a personalizar el trabajo y a conseguir los objetivos marcados por la organización de forma más efectiva. Pero no es la única. A continuación destacamos otras ventajas que ofrece la contratación de un Interim Manager en la organización:

  • Incorporación inmediata. Mientras que el proceso de selección de directivos puede requerir semanas o meses, la incorporación del Interim Manager suele ser inmediata.
  • Rentabilidad. Los Interim Manager no entran en la nómina de la empresa y no suponen una amenaza para el resto de directivos de la organización. Sus honorarios dependen, por norma general, de la consecución de los resultados que la empresa alcance con su colaboración.
  • Experiencia y eficacia. Los diferentes tipos de Interim Manager disponen de una gran experiencia y, por lo tanto, de conocimientos suficientes para resolver los problemas concretos para los que se les ha requerido. A pesar de ser colaboradores temporales, su condición como expertos les otorga capacidad suficiente para dar credibilidad de los cambios y liderar su aplicación.
  • Objetividad. Puesto que son agentes totalmente externos a la empresa y su vinculación a ella es temporal, los Interim Manager proporcionan una perspectiva fresca y objetiva que antepone siempre los intereses de la empresa. Esto es especialmente útil para empresas familiares o para aquellas en las que los cargos directivos tienen una vinculación muy fuerte con la organización.
  • Compromiso. El trabajo del Interim Manager se vincula a unos objetivos concretos que, normalmente, tienen un tiempo concreto de ejecución. Y, puesto que sus honorarios están vinculados a la consecución de unos objetivos, su compromiso con el proyecto está garantizado en todo momento.

Contacta con nosotros

Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Ana Herrero

Socia Directora Andalucía y Experta en acompañamiento directivo