No es nada urgente… solo es importante

Gestión del cambio
enero 4, 2019

En lo que a la consecución y cumplimiento de objetivos de la empresa de refiere, la urgencia y la importancia son conceptos que no siempre van de la mano.

De hecho, en el departamento de recursos humanos, es relativamente habitual escuchar la siguiente frase por parte de un cliente:

“No es nada urgente, cuando tengas un hueco en tu agenda te comento en un café. Los resultados salen y las ventas mejoran, el tema puede esperar, no hay prisas”.

Pero, ¿qué quiere decir un gerente, directivo, CEO o empresario cuando se dirige hacia nosotros en estos términos?

¿Es posible que haya detectado una necesidad interna y que no sepa como manifestarla porque sabe que de ella depende realizar cambios en su organización que quizá no sabe cómo afrontar?

La respuesta es que, seguramente, ha sucedido exactamente eso.

Las estrategias de negocio avanzan continuamente y los directivos son cada vez más conscientes de la necesidad de poner a las personas en el centro de su estrategia. Esta nueva visión supone un punto de inflexión para abordar un proceso de cambio en la organización y es una decisión que no debe tomarse a la ligera.

Los directivos y altos cargos, conscientes de la nueva situación, se plantean cómo aplicar esta nueva filosofía a las necesidades de su propia organización, cómo transmitir sus valores a sus empleados para que éstos trabajen de manera transversal y alineados con la empresa, cómo afrontar los procesos de selección para descubrir nuevos talentos, cómo potenciar la formación a nivel individual y de equipo dentro de la organización, cómo inspirar a sus equipos para mejorar de manera global no sólo en objetivos de ventas o cómo afrontar los procesos de transformación digital.

Las respuestas (y soluciones) a todas estas preguntas las tiene un profesional: el HR Business Partner.

HR Business Partner: un socio estratégico para abordar el cambio

Las proyecciones macroeconómicas del período 2018-2020 publicadas el pasado mes de junio por el Banco Central Europeo indican que las nuevas tendencias de colaboración y relaciones de trabajo definirán el mercado laboral de los próximos años.

Y es precisamente en este contexto donde cobra especial importancia la figura del HR Business Partner (Human Resources Business Partner), un perfil profesional que permite ubicar a las personas en el centro de la estrategia de negocio desde el ámbito operativo.

En Montaner & Asociados conocemos muy bien cuál es el trabajo del HR Business Partner como figura de apoyo y referencia dentro de la organización. De hecho, en nuestro blog ya hemos hablado del papel de estos profesionales para acompañar organizaciones facilitando y mejorando sus procesos de cambio.

El HR Business Partner es el encargado de resolver cuestiones que preocupan a los directivos a la hora de planificar y poner en marcha su nueva estrategia empresarial. Su función es servir como punto de unión entre los intereses individuales de cada profesional de la organización y los objetivos de negocio inherentes a la actividad.

De alguna forma, estos profesionales del área de los recursos humanos enseñan a profesionalizar las tareas de gestión del personal convirtiéndose en los agentes responsables de ese cambio.

¿Qué habilidades debe tener un HR Business Partner?

El perfil profesional del HR Business Partner es muy completo.

En su figura se agrupan habilidades conciliadoras e integradoras para poder guiar todos los intereses existentes dentro del ecosistema de una empresa. De ahí su relevancia en organizaciones en las que convive una amplia diversidad de perfiles profesionales.

Por otra parte, los HR Business Partner entienden con claridad y de forma íntegra lo que significa para cada organización practicar la orientación o la experiencia cliente y son líderes con una amplia capacidad de adaptación y flexibilidad.

Las habilidades del HR Business Parter son:

  • Conoce perfectamente el mercado y las necesidades de cada sector para anticiparse a los perfiles con mayor proyección a corto y a largo plazo.
  • Se anticipa, de manera proactiva, a las necesidades de cambio de la empresa.
  • Se interesa por conocer todos los equipos de trabajo de la empresa y a cada persona que los integran con dos objetivos: primero, conocer las debilidades y competencias de cada uno de ellos; y, segundo, identificar a las personas con mayor potencial.
  • Tiene capacidad para coordinar diferentes áreas, entre ellas la del RRHH, fomentando sinergias y formación en el seno de la organización.
  • Se ha formado para asesorar, influir y aconsejar a los directivos y trabajadores en el desarrollo de sus objetivos.

Si tienes una empresa y te decides a descolgar el teléfono para resolver estas cuestiones, en Montaner & Asociados estaremos encantados de atenderte.

Así, tendrás la garantía de ubicar a las personas en el centro de tu estrategia de negocio hasta conseguir que tus empleados sientan lo mismo que tú al realizar tu trabajo,  asuman como suyos tus retos profesionales y, en definitiva, no tengan miedo y se sientan seguros al aportar lo mejor de si mismos a la empresa.

Un reto, que, aunque no sea extremadamente urgente, es muy importante.

Comparte en:
Ana Herrero

Socia Directora Andalucía y Experta en acompañamiento directivo