‘Reverse mentoring’: descubre las claves del intercambio de conocimientos entre generaciones

Reverse Mentoring_M&A

Aunque pueda sonar que el reverse mentoring es un procedimiento inventado en los últimos años, no es así. Ya en el año 1999 Jack Welch, CEO de General Electric, lo implantó en su empresa. Pidió a 500 ejecutivos que se emparejaran con empleados y empleadas más jóvenes para que les enseñaran a usar Internet. 

Esta forma de aprendizaje se ha ido popularizando y definiendo en los últimos años, pero su esencia nació ya hace dos décadas. 

¿En qué consiste el reverse mentoring? 

Cuando hablamos de un mentor nos imaginamos a una figura de edad avanzada, que aporta su conocimiento y experiencia a sus jóvenes discípulos. 

En el mundo empresarial, esta figura suele estar asociada a la de alguien que lleva muchos años en la compañía y conoce todo su funcionamiento y la estrategia de negocio. Pero los tiempos cambian y ahora el mentoring clásico tiene otra vertiente: el reverse mentoring. 

Esta tendencia invierte el orden natural de mentor-aprendiz, que teníamos concebido desde hace muchos años.  

Implica que los perfiles más jóvenes sean los que guíen a los más veteranos en determinadas disciplinas. Por ejemplo, con todo lo relacionado con el mundo digital. 

Pero no solo debemos asociarlo a un tema de edad, sino que también puede referirse al hecho de que perfiles menos experimentados en términos genéricos, enseñen a perfiles más séniores sobre un tema en concreto que estos no dominen. 

Es un intercambio de conocimientos y habilidades que beneficiará a ambas partes. Un intercambio de doble dirección. 

“Compartir visión y experiencia con perfiles jóvenes que están mentorizándolos también ayuda a estos últimos, pues carecen del background histórico que puede tener un directivo sénior”.

Nora Reta y Geni Capdet, socias de Montaner&Asociados. 

Hoy en día, el hecho de que en las empresas conviven hasta cuatro generaciones hace que esta técnica de reverse mentoring cobre más importancia y sentido, ya que permitirá conseguir una mejora continua del equipo. 

Podríamos decir que es una de las tendencias empresariales del futuro inmediato. 

En Montaner&Asociados llevamos tiempo creyendo en esta herramienta como parte del desarrollo de las compañías. Además, creemos que es una fórmula ideal para alinear generaciones y fidelizar equipos. Sobre todo, en tiempos de cambio, como el que estamos viviendo con la situación sanitaria actual. 

Por qué deberías incorporar el reverse mentoring en tu empresa

A continuación, te detallo algunas de las ventajas de incorporar este procedimiento de mentoring inverso en tu compañía. 

1. Estimula el trabajo en equipo y el compañerismo

Este beneficio quizás sea el más evidente, pero no por ello es menos importante. Al poner a trabajar a dos personas juntas, es de esperar que se cree un vínculo entre ellas. 

Incluso, puede conseguir romper con los estereotipos generacionales. 

Muchas veces nos dejamos guiar por los estereotipos tipo: “los jóvenes no se esfuerzan”, “los séniores son un estorbo”, etc. Con el reverse mentoring, estos pensamientos se desvanecen enseguida. Al cooperar juntas, ambas partes entienden que tienen conocimientos a aportar y que el beneficio es recíproco. 

2. Actualiza tu empresa

El reverse mentoring ayuda, entre otras cosas, a adquirir conocimientos de las nuevas tecnologías, métodos, o incluso maneras de trabajar a los perfiles más séniores. 

Esto, a su vez, permitirá que la empresa se actualice y adquiera una imagen más fresca y moderna. 

3. Fomenta la diversidad

No solo es una oportunidad para compartir conocimientos, sino que también lo es para compartir valores

4. Fideliza el talento más joven

El personal más joven e inexperimentado se sentirá mucho más integrado y cercano a la empresa si debe ejercer de mentor. 

Los empleados y empleadas jóvenes verán cómo su aportación transforma poco a poco la compañía y eso les aportará una gratificación inmensa. Todo esto les creará un sentimiento de pertenencia. Y, los más veteranos, verán cómo todo el conocimiento adquirido con el paso de los años se aprovecha. Esto también es un elemento motivador para ellos/as.

Además, también puede resultar una vía para descubrir futuros líderes. 

5. Estimula el intercambio de conocimientos

Como ya hemos visto, el reverse mentoring se centra en el intercambio de conocimientos de los más jóvenes hacia los perfiles más senior, pero es un intercambio que funciona en ambas direcciones. También los perfiles con más experiencia puedes aportar mucho a los perfiles más inexpertos. 

Tal como dicen nuestras socias Nora Reta y Geni Capdet: “Estas personas tienen una dilatada experiencia en el amplio sentido de la palabra y, en situaciones como la actual, aportan serenidad, referencias pasadas y errores ya cometidos”.

Así pues, se genera una retroalimentación mutua, multiplicando los resultados. 

Cómo puedes aplicar el reverse mentoring en tu empresa

Al ser un procedimiento relativamente nuevo, no existe una fórmula que garantice el éxito a la hora de implantarlo, pero sí unas bases que pueden ayudarte: 

  • Asegúrate de que tus trabajadores/as tengan una actitud receptiva. Uno de los impedimentos más comunes puede ser la reticencia de los perfiles séniores a recibir formación de perfiles menos experimentados. Por eso, antes de aplicarlo, debes estar seguro de que tu equipo tiene una mentalidad abierta y una actitud receptiva. Ambas partes deben ser positivas y conocer la finalidad del proceso. 

De hecho, una de las claves del reverse mentoring es que no debe relacionarse con la edad o la jerarquía, sino que se trata de una herramienta para que el perfil más experimentado en cierto campo, ayude al menos experimentado. Y eso no tiene que ver con la edad de las personas, sino con el tiempo que llevan trabajando en cierta disciplina. 

  • Crea grupos según los perfiles de cada trabajador/a. Para asegurar un mayor éxito es positivo conocer bien las habilidades de cada empleado/a y así, poder formar un equipo más afín. Esto ayudará a que sea una relación con mayor éxito. 
  • Reúnete constantemente con el equipo. Ya debes saber que la comunicación es vital para un buen funcionamiento de tu equipo, pero en este caso lo es aún más. Debes hacer un seguimiento exhaustivo para asegurarte de que hay avances y entendimiento entre los grupos que hayas creado. 
  • Forma a los/as mentores, enseña a enseñar. Aquellos que vayan a compartir sus conocimientos deben tener unas nociones básicas sobre cómo hacerlo. Parece un punto obvio, pero a veces, se nos puede pasar por alto. 
  • Crea un ambiente seguro y de confianza en el que ambas partes se sientan cómodas para expresar sus opiniones y dudas. Sin temor a ser juzgados. 

Así pues, si quieres asegurar el futuro de tu empresa teniendo en cuenta todo lo que pueden aportar las personas y mantener un alto grado de implicación y motivación, apuesta por el reverse mentoring. ¿Sabes ya cómo aplicarlo a tu empresa o necesitas que te ayudemos con ello?

Contacta con nosotros


Si quieres que nuestro equipo contacte contigo para conocer de primera mano información de nuestros Servicios relacionados con este tema, puedes dejarnos tus datos aquí:

Artículos relacionados