Selección Executive a través de la Mirada Apreciativa

Selección y Headhunting
septiembre 21, 2018

La“mirada apreciativa” puede ser muy beneficiosa para seleccionar a los mejores ejecutivos (selección executive), para identificar, atraer y captar talento emergente, y para hacer una gestión más eficiente del talento interno.

Desde Montaner trabajamos a partir de este modelo de indagación apreciativo porque encaja perfectamente con la filosofía humanista de nuestros procesos de selección. Aplicar esta metodología, además, nos permite garantizar a nuestros colaboradoras una selección más eficaz, especialmente si buscan incorporar líderes que actúen como agentes del cambio en el seno de su organización.

¿Qué es la mirada apreciativa en los procesos de selección executive?

Hasta ahora, lo habitual en los procesos de selección de personal era valorar a los candidatos en función de su trayectoria (su pasado) y de su situación profesional actual (su presente). Sin embargo, para encontrar perfiles ejecutivos capaces de liderar un proceso de cambio y aportar lo mejor de sí mismos a la organización, es necesario observar también su potencial de crecimiento y sus máximas posibilidades. Es decir, es necesario “visionar” su futuro.

En este sentido, los procesos de selección executive intentan encontrar los puntos en común de candidato y organización con el objetivo final de establecer una relación beneficiosa entre ambas partes a largo plazo.

Mirada apreciativa vs. Modelo competencial

La mirada apreciativa aplicada a los procesos de selección executive supone una ruptura con el modelo estratégico competencial “tradicional”. Durante décadas, este último ha sido fundamental para estandarizar los procedimientos de los departamentos de recursos humanos, para organizar las responsabilidades de las diferentes áreas de negocio o para facilitar la toma de decisiones de manera objetiva y justa.

Sin embargo, ante las necesidades de negocios cambiantes y cada vez más globales, el modelo competencial ha quedado simple y obsoleto. El motivo es que cada vez es más complicado encontrar talento y unirlo a proyectos y puestos especializados. Además, sabemos que las posibilidades de éxito son mayores si las aspiraciones de candidatos y organización son similares.

Las principales diferencias entre el modelo competencial y la mirada apreciativa en los procesos de selección executive son dos: el enfoque a corto plazo del primero frente al enfoque a largo plazo de la segunda, y el análisis negativo del modelo competencial frente al análisis positivo constructivo de la mirada apreciativa. A continuación lo explicamos de forma más precisa:

  • En el modelo tradicional, la clave para seleccionar personal era solucionar un problema a corto plazo (por ejemplo, cubrir una vacante); una estrategia basada en la mirada apreciativa busca que la incorporación de un nuevo ejecutivo sea también el origen de nuevas oportunidades para el negocio.
  • El modelo competencial de selección de personal estaba basado en aquello que le faltaba al candidato, aquello que le quedaba por desarrollar o las habilidades que todavía no había adquirido. De alguna forma, era un modelo de análisis no del todo positivo/constructivo. La mirada apreciativa, sin embargo, ofrece una visión positiva de la persona, valorando su posible relación con la organización y su capacidad para afrontar nuevos retos y desafíos de forma conjunta.

Otras características de la mirada apreciativa que la diferencian de estrategias de selección executive tradicionales son:

  • Potencia al máximo los recursos útiles para la empresa.
  • Promociona las acciones proactivas.
  • Identifica de emociones positivas.
  • Intenta transmitir esperanza, optimismo, interés e inspiración durante el proceso de selección.

Beneficios de la mirada apreciativa en los proceso de selección

En Montaner & Asociados sabemos que los procesos de selección basados en una mirada apreciativa nos permiten ocuparnos más de la persona, generando un entorno cómodo que le permita ser ella misma. El candidato deja de ser un mero objeto de análisis y pasa a colaborar de forma activa y positiva compartiendo sus intereses con nosotros, con los consultores. De esta forma, se muestra más confiado y comunicativo, y nos hace partícipes de sus objetivos y propósitos.

Esto no quiere decir que dejemos de analizar todos los aspectos curriculares y experienciales: éstos son importantes y nos dirán si el candidato está preparado para cumplir sus objetivos y responsabilidades. Sin embargo, vamos más allá e indagamos en sus motivaciones, en sus retos y en sus planes para el presente y para el futuro. Trabajar desde esta óptica nos permite ahondar en el why, siendo el propio candidato quien explicará si puede y quiere realmente unirse a nuestro proyecto.

Desde Montaner también vemos la posibilidad de elegir del candidato como una auténtica garantía de éxito: si éste se identifica con la filosofía de la empresa en la primera fase de selección como ente colaborativo, será más fácil que se incorpore a la cultura de la organización en los retos individuales y colectivos, siendo todos ellos desarrollados tanto dentro como fuera de la empresa con total harmonía.

Otros de los beneficios de la selección executive a través de la mirada apreciativa son:

  • Incrementa la confianza de los candidatos en la organización.
  • Incrementa la autoestima.
  • Facilita la cohesión para trabajar en equipo.
  • Facilita la participación y la inclusión de ideas.
  • Acelera la consecución de objetivos.

¿Quieres aplicar la Mirada Apreciativa a tus procesos de Selección?

¿HABLAMOS?

 

Comparte en:
Susana Rosello

Directora de Headhunting y Selección