Las competencias del trabajo del futuro

Las tendencias sobre el futuro del trabajo apuntan que en los próximos años las máquinas substituirán muchas de las tareas de las personas, sobre todo, las más repetitivas o estandarizadas. Las empresas buscarán valor en las competencias que por ahora solo pueden albergar las personas, como la creatividad o el razonamiento.

En la era de la digitalización los profesionales deben plantearse dos preguntas: cómo será el trabajo del futuro y cómo debemos prepararnos para su llegada. La sociedad está cambiando y cada vez es más difícil pensar que trabajaremos en una misma empresa a lo largo de toda nuestra vida laboral. Nuestro entorno y, sobre todo, los grandes avances tecnológicos nos obligan a adaptarnos constantemente y a valorar el mundo laboral.

Precisamente la capacidad de adaptación es el factor clave para prepararnos para el mercado del trabajo del futuro. Las tendencias apuntan que en los próximos años las máquinas eliminarán muchas de las tareas repetitivas o estandarizadas de las personas. Como resultado, las empresas buscarán valor en las competencias profesionales, como la creatividad o el razonamiento, que sólo pueden aportar las personas.

Son las competencias las que nos mantendrán en el mercado laboral y su desarrollo marcará la evolución de los profesionales. De hecho, estudios como “Tendencias de empleo universitario”, elaborado por el observatorio Job Lab-CEU-Santander afirman que las competencias y habilidades de los candidatos son los elementos más valorados por las empresas. Y, aun más, los jóvenes son conscientes de la importancia de mejorar sus competencias de cara a buscar empleo, según el Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE).

Todas estas conclusiones van en la misma línea que las tendencias señaladas por el Foro Económico Mundial en el informe “The Future of Jobs” que apuntan, por ejemplo, que el 65% de los niños que hoy hacen primaria tendrán empleos que todavía no existen.

Para adaptarnos al futuro del trabajo el primer paso es claro: conocer nuestras propias competencias profesionales. Esto pondrá las bases sobre las que desarrollar nuestras capacidades para adaptarse a las necesidades de las empresas y del mercado laboral. En este marco cobrará especial importancia la evaluación de competencias para impulsar el desarrollo de cada profesional.

  • Competencias
  • Gestión del cambio
  • Habilidades
Eva Puigjaner Consultora Senior y experta en habilidades directivas